En este artículo vas a encontrar un pequeño test para ver cuánto sabes sobre los camellos y sus jorobas. ¿Empezamos?

Quién es quién

Primera pregunta: ¿cómo se distingue un camello de un dromedario? ¿Respuesta? Por el número de gibas – los camellos tienen dos y los dromedarios solo una. Fácil, ¿verdad?

Aunque esta no es la única diferencia. Los camellos tienen el pelo más largo y un carácter más tranquilo que los dromedarios. Y también pesan más, aunque sean más bajitos.

Una mochila muy útil

Ahora una pregunta de examen: ¿para qué sirven las jorobas?

Como sabes, los camélidos viven en el desierto y allí no abundan ni la comida ni el agua. Así que, cuando tienen oportunidad, comen y beben en grandes cantidades. Su organismo transforma estos alimentos en grasa y la almacena en las gibas, para que puedan recurrir a ella cuando necesiten energía.

Ya te habrás dado cuenta de que algunas veces las gibas están caídas, como desinfladas. Eso es porque se han quedado sin grasa. Aunque eso no tiene por qué suponer un problema. En algunas ocasiones, como cuando los animales viven en granjas, el alimento está asegurado y no necesitan guardar grandes reservas.

Otra cosa son los camellos en el desierto. Para ellos sí que puede ser peligroso. Sobre todo, si para volver a alimentarse han de recorrer largas distancias en las duras condiciones climáticas de este entorno.

Adaptarse o morir

Y aquí viene la pregunta para nota: ¿por qué la grasa se almacena en las jorobas y no en otro sitio?

Para encontrar la respuesta tienes que fijarte en las condiciones de vida de los camellos en el desierto. Piensa que en su hábitat natural los dromedarios soportan temperaturas muy altas. Como la grasa es un aislante térmico, si estuviese repartida por todo el cuerpo, su organismo no podría refrigerarse adecuadamente y morirían.