El camello que trabaja para Google

El camello que trabaja para Google

A Google Maps le gusta que los internautas descubramos los lugares más recónditos del mundo mediante el uso de las cámaras Trekker que suelen ir en barcos o coches. Pero, en esta ocasión para conocer el desierto de Liwa en Abu Dhabi,  el encargado de llevar la cámara de visión de 360º ha sido por primera vez un animal: el camello Raffi.

 

Se trata de una iniciativa de la compañía en la que Google deja claro que quiere llegar a todas partes del mundo.

 

Google Maps y Google Street View

Cuando hablamos de Street View hacemos referencia  a la representación virtual de nuestro entorno en Google Maps  englobando millones de imágenes panorámicas.  Estos mapas del Street View han formado parte de Google Maps desde el año 2007.

Google quiere mostrar imágenes y navegaciones virtuales alrededor del mundo. Y no solo en zonas de fácil acceso, sino otras zonas donde se pueda disfrutar y sentir todas las facetas que ofrece La Tierra.

 

Siempre intentamos adaptar la captura de imágenes a cada uno de los lugares. En Liwa decidimos que el trekker fuera sobre un camello y así capturase las imágenes de la mejor manera posible, con la máxima autenticidad y sin dañar el entorno.

 

Las mochilas Trekker

Las mochilas Trekker de Street View son un aparato de Google que capta las imágenes de los lugares más remotos y perdidos que existen en el planeta. Tienen un peso de 20 kilos.

Se trata de un dispositivo que capta todo lo que hay a nuestro alrededor generando una vista panorámica de 360º.

 

 

 

Antes, cuando los coches de Google Street Views no podían acceder a ciertos lugares, se recurría a mochileros que cargaban con la cámara de Google.

 

El nuevo vehículo de Google, el Camello Raffi

Google necesitaba pasar por lugares de accesos complicados, para los que contratan a mochileros para llevar las cámaras. Pero, en este caso el encargado fué Raffia, un camello de 10 años de edad que grabó las mejores imágenes y paisajes del desierto de Liwa. 

Esta complicada tarea se realiza gracias a colocar las famosas cámaras Trekker sobre el lomo del camello.

De tal forma que, desde la perspectiva del camello el usuario puede viajar desde la vista de los mercaderes que ya recorrían el desierto hace 3.000 años.

La altura de estas dunas varían entre los 25 y 40 metros de altura, pero que pueden llegar a los 131 metros de alto.

 

Con cada entorno y cada ubicación, tratamos de personalizar la captura y cómo lo hacemos para esa parte del entorno. En el caso de Liwa, lo diseñamos de manera tal que vaya en camello para que pueda capturar imágenes de la mejor manera, la más auténtica y la menos dañina.

 

 

En Camel Park te ofrecemos un día distinto en Tenerife, en el que disfrutarán tanto los niños como los adultos, entra en nuestra web y descubre los packs.