La historia del camello Canario

La historia del camello Canario

Desde La Graciosa a El Hierro el camello canario ha estado presente en todas las islas del archipiélago los últimos siglos.

 

¿Cuál es el origen del camello Canario?

El origen del camello Canario tiene lugar en las fechas de la colonización Europea.

El camello (Camelus dromedarius) llegó al Archipiélago en 1405 procedente de las expediciones del continente africano. La buena adaptación de los camellos a estas islas dio lugar a una expansión por todo el archipiélago, aunque su presencia fue mayor en las zonas sur de Gran Canaria y Tenerife así como en las islas de Fuerteventura y Lanzarote.

 

¿Cómo llegó el camello a Canarias?

Se dice que el camello canario o más conocido autóctonamente como el tractor del campo isleño. Llegó flotando o  remolcado, tras la conquista de las islas de Lanzarote y Fuerteventura. 

Esto debido a que a comienzos del siglo XV, dieron comienzo las expediciones a Berbería a realizar las cabalgadas que dieron como fruto la captura de los dromedarios. La inestabilidad de las pequeñas embarcaciones en las que hacían las travesías y la relativamente corta distancia desde la costa sahariana hicieron que el transporte de los animales tuviera que hacerse remolcando.

Al extenderse por todo el archipiélago en años posteriores, modificó su fisonomía como fuerza de trabajo en el campo isleño. 

 

Desde hace cerca de 40 años permanece aislado y sin mezcla, ya que por motivos sanitarios la importación de dromedarios africanos está prohibida.

 

Camello Canario

La función del Camello Canario

El camello se utilizaba principalmente para el transporte de personas y mercancías, se utilizó  para multitud de labores agrícolas y ha contribuido a modelar un singular paisaje agrario que en la actualidad es mundialmente conocido.

Históricamente ha servido como animal de carga, transportando a cortas y largas distancias cualquier mercancía. En la actualidad  está adquiriendo relevancia su producción láctea, ya que la leche de camella es un producto con un alto valor nutritivo rico en insulina.

 

Los agricultores y camelleros de Lanzarote y Fuerteventura distinguían entre dos tipos de camellos según su forma:

  • Moro – Era el que provenía directamente de África, con unas extremidades largas y era ligero
  • Tacho – Camello de tierra, que correspondía a un tipo de animales más fuertes huesudos con extremidades más cortas. También más anchos de pecho, compactos y de los que se decía que eran tachos por esto.

 

Trabajando entre pendientes fue como desarrolló sus características: mayor desarrollo pectoral, musculatura fuerte y menor altura.

 

Población actual

Debido a la disminución del trabajo en el campo y los nuevos procesos más mecanizados, los camellos llegaron a estar a punto de extinguirse en Canarias durante la primera mitad del siglo XX, pero gracias al turismo todo cambió.

A día de hoy, todas la explotaciones de camellos en Canarias, son para el turismo.